El Camino de Santiago 2006

04 septiembre 2006

El Camino: 9 de Agosto de 2006

Salimos a las 7:20. Cuando me he levantado tenía una ampolla llena de líquido de nuevo, esto va a ir para largo... he tardado un rato en curarme y en ponerme vaselina para evitar el roce... las ampollas me tienen frito... Juntos: Daniel, Santiago y yo andamos por Astorga... creo que hemos salido tarde..
Sara y Ernesto


Sara y Ernesto nos llevan 5 minutos de ventaja... además a la salida de Astorga nos detenemos a tomarnos un café con leche y un croissant, vemos en Antena 3 que Galicia arde como una tea... lo comentamos y salimos..

Avanzamos los 3 callados, a buen ritmo. Santiago tiene el tobillo hecho polvo y Daniel cojea de la pierna izquierda... damos pena, pero todo el mundo va igual de renqueante, además durante la primera hora cuesta entrar en calor.

Vamos por caminos más bonitos que ayer y el paisaje va cambiado poco a poco se comienza a intuir "el verde que nos espera", si antes no lo queman. Por ahora los árboles escasean. En fila india vamos adelantando a unos pocos peregrinos.. hay rectas enormes del blanco camino que sigue hacia Rabanal.. final de la tercera etapa...



En el tramo, mientras ando me entretengo a charlar con un hombre de Madrid que veranea en la zona.. él se hace 8 Km diarios: 4 de ida, entre Castrillo de Polvazares y Santa Catalina de Somoza y 4 vuelta... Son las 9:00 y estará de vuelta a las 12:00 .. me dice que la paz que se respira es brutal en estos pueblos comparado con la gran urbe ...

Me alcanzan Santiago y Daniel que iban rezagados y Santi mete la directa... le quiero seguir y nos comenta que él quiere llegar a Foncebadón.. nosotros (Daniel y yo) decidimos quedarnos en Rabanal. Aunque la idea de quedarse en Foncebadón significaría estar a medio camino de la Cruz de Ferro y es muy tentadora, suponemos que los pies nos fastidiarán al final del día, así que él sigue hacia adelante y Daniel y yo nos quedamos a nuestro ritmo..

Vamos pasando por pueblos... Daniel no es de verbo fácil y vamos en silencio.. yo pensando en mis cosas y él también callado. Caminos secos, muy secos y llegamos a El Ganso. Nos paramos a hacer un bocata .. la camarera del bar Cowboy nos recomienda seguir a Foncebadón.. quedan 2 horas... seguimos en nuestros trece...

Me llama Joan y estamos hablando un rato.. el calor y el terreno están haciendo mella... a 2,2 kms está Rabanal, pero el último tramo es un auténtico drama... parece que no vamos a llegar nunca, el albergue está un poco apartado del pueblo y te entran dudas de si nos te has perdido.. por fin "arribamos".

Nos encontramos con Carolina, una chica valenciana, que ha llegado la primera hoy, pronto llega Belén... una peregrina peculiar.

El albergue es municipal, muy austero: una sala central con literas alrededor y 2 baños-duchas, uno para cada sexo... fuera tiene un patio y una pila para lavar... lavamos la ropa y nos vamos a comer con las 2 chicas y dos rezagados que acaban de llegar: Gustavo y Elva (leoneses)...

Durante la comida, hablamos de los tópicos de cada región: los chufas, los panochos, los catalanes.... el ambiente es divertido..
Daniel,Elva y Gus


Para Elva no es el primer Camino... lo hizo con el colegio a los quince años y ahora ha vuelto con Gus, al que reclutó en el último momento y que como es un pedazo de pan se apuntó para que no viniera sola... es una lástima que se haya hecho daño en el pie y a lo mejor mañana se tiene que volver a León que es de donde son ellos.

Llegan a comer Ernesto y Sara, que por fin han finalizado su particular calvario, Sara va tocada con tendinis... cuando volvemos, José Luis llega con los niños


Viene completamente cojo y con problemas serios, esta tarde necesita ayuda.. nos dedicaremos a cuidar sus pies..

Tras la siesta nos ponemos a "operar" a José Luis, tiene una ampolla enorme alrededor y debajo de la uña, me pide ayuda para pincharle.. el jardín hará de sala de curas, donde Belén está dando masajes a todo el mundo... Se nos acerca una italiana que es doctora... no le ve buena pinta al pie del madrileño.. y no conoce el método que utilizamos de coser con hilo las ampollas ... la italiana me dice que hay infección y que debería tomar Augmentine (que llevo).. de mientras José Luis sigue estrujando la uña y extrayendo líquido.. la italiana le inyecta Betadine en el interior de la ampolla por la parte superior, pero no parece entrar el líquido, a la parte interior de la uña.

Ha sido divertido, pues hemos estado haciendo fotos y vídeos y medio albergue se ha unido a la "fiesta macabra"... incluido el megagrupo de italianos que ha llegado. Al único que no le ha hecho demasiada gracia ha sido al propio José Luis... no lo entiendo :)

Luego fuimos a comprar al pueblo a que nos sablearan vilmente: ha sido un atraco... yo me aprovisiono de zumos y fruta, aunque la justa para cenar y salir mañana, no se puede coger peso en la mochila... se bajan patatas, sardinas, etc .. y en una mesa del jardín se hace la cena.. se nos une Abel



el peregrino de Jaca que es tan majo... sigue con los pies destrozados.. nos quedamos él y yo solos... y le pregunto que qué estudió... (he visto la camiseta de la Universidad de Burgos).. es de Lerma y estudió Técnico Electrónico y trabajaba en Programación de Sistemas..(otro teleco por estos mundos) hablamos y el tema ciencia sale por ahí.. ¡se presentó a una Olimpiada de Mates y todo! (yo fui incapaz) nos unen las ampollas y la curiosidad por la ciencia (creo)... así que le prometo que cuando regresemos se llevará el Libro de Penrose.. llevo muchos años con él y he sido incapaz de atacarlo seriamente ... me lo traje con la esperanza de hacerlo aquí : ¡ja!, así que como penitencia lo transportaré yo hasta Santiago, luego se lo daré allí o se lo haré llegar...

La gente se ha recogido y la luna sale roja, preciosa... Se nos unen Gus y Elva
... hacemos fotos "imposibles" a la luna que sigue lenta y segura en su salida. Gus se retiró, pero vino José Luis, estuvimos otro rato hablando...

Nos vamos para dentro (nos obliga el hospitalero, que quiere irse a su casa a dormir) y cuando llegamos al interior, delante nuestro, Christian, se cae desde la litera superior...lo cierto es que la cama está muy mal.. pero la castaña ha sido de aúpa.. José Luís su padre, estaba en el baño y Ernesto y yo cogemos al chaval del suelo (se ha caído con saco y todo).. le cambio la cama (la mía estaba abajo) y me acomodo...

Tengo la mochila "desmontada" y me voy al baño a arreglarla. Es la única luz que se puede encender: rehago todo el saco y vuelvo al catre ... me acuesto con las piernas colgando, porque me da miedo de pegarme otra leche como la de Christian...